Pasión por el pan desde 1932

Nuestros bisabuelos fueron unos importantes carboneros de la Ciudad Condal. Vendían carbón para chimeneas y calefacciones. Cuando nuestra bisabuela Eudosia les preguntó a nuestro abuelo Isidro y a su hermano Josep qué querían ser de mayores ambos coincidieron en que querían ser panaderos. Dado que tenían que ensuciarse, preferían cambiar del negro carbón al blanco de la harina.

Y fue una gran decisión. Isidro y Josep fueron los primeros panaderos de la familia. Ellos fueron los encargados de abrir sus primeras panaderías en 1932 en la carretera de Sants justo en la esquina del Mercado Municipal y en Collblanch.

El abuelo Isidro aprendió a hacer pan con un amigo suyo panadero de Almenar, Lérida, que le enseñó todos los secretos para hacer pan con Masa Madre, secretos que hoy día siguen siendo uno de nuestros máximos estandartes. Su trayectoria, pasión y buen trabajo le llevaron a ser Vicepresidente del Gremio de Panaderos de Barcelona durante más de 35 años.

Junto a dos panaderos más, uno de ellos Andreu Costafreda, fundador de Panrico, en 1956 se trasladaron al nuevo barrio de la Verneda para abastecer a los recién llegados a Barcelona. Con ello llegó una nueva apertura. Fue en la Calle Alcalá de Guadaira 21, local donde actualmente están ubicados los servicios centrales de pastelería y catering de EliasBoulanger.

Del legado del abuelo Isidro y de nuestro padre hemos hecho nuestra historia y trabajamos cada día para ofreceros lo mejor de nosotros y de nuestros colaboradores.
En el año 2007 redefinimos nuestra estrategia, estableciendo como misión la elaboración de panes “varietales” de cada zona de cultivo, con las especificaciones y diferencias organolépticas que aporta cada suelo, clima y planta. Por ello decidimos asegurar el control de las propias materias primas para garantizar, de manera perdurable, la calidad del producto final. En este sentido, controlamos el ciclo completo de nuestro producto, desde la selección de las semillas, el cultivo de los trigo, la elaboracions de harina, hasta su entrega al cliente final, asegurando la trazabilidad. Y utilizamos métodos de producción artesanales en todas sus fases.

¡Ya son tres las generaciones a las que nos entusiasma ensuciarnos con harina para poder ofreceros todo nuestro conocimiento y pasión por el pan!

1 Comment

  • Montserrat Vilar Fumaña

    Tinc 67 anys, el meu pare era forner, teniam la botiga al carrer Banys Nous 3 allà vaig néixer jo, i recordo sentir parlar del Sr. Elías, hem sembla que ell ens va buscar compradors, per el forn, el meu pare era gran i estàba delicat i la mare també, encara recordo la olor del pa, tot i que ara ja no és com abans, a tot arreu venen pa, afortunadament encara quedeu algúns que heu reivindicat i torneu a fer PA com Deu mana… No deixeu que es perdi ni l’olor ni el gust del Pa ben fet……»una fornereta»

Leave a reply